Navarra Cultural utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Navarracultural.com Buscador de eventos activos
RSS NavarraCultural.com
El Gobierno declara la fábrica de armas de Eugi como Bien de Interés Cultural
Estuvo operativa entre 1766 y 1794, y en 2012 de inició su recuperación arqueológica.
 
16/03/2016

El Gobierno de Navarra ha adoptado en su sesión de hoy un acuerdo por el que declara Bien de Interés Cultural (BIC) la fábrica de armas de Eugi (Esteribar), con la categoría de monumento y zona arqueológica.


Esta declaración incluye un mayor grado de protección, que concede la Ley Foral de Patrimonio Cultural de Navarra, y es un requisito imprescindible para acceder a determinadas ayudas públicas.


Dentro de la política económica de los Borbones, de carácter ilustrado, se promovió en España, sobre todo en el reinado de Carlos III (siglo XVIII), la construcción de varios establecimientos fabriles. Estas reales fábricas producían los más diversos enseres, generalmente de lujo (sedas, relojes, tapices, tabacos, naipes, sombreros o abanicos, entre otros), pero también fabricaban otros bienes, como armamento compuesto por cañones, proyectiles o pólvora.


En Navarra está documentada la existencia de dos de estas fábricas, que estaban centradas en la producción de armas: Orbaizeta (declarada BIC en 2008) y Eugi. Fueron concebidas como fábricas-población, con espacios organizados en diferentes pabellones y separación en tres zonas: industrial, residencial y de servicios. Su ubicación obedece a la abundancia de recursos (mineral de hierro, madera para combustible y ríos de montaña para la fuerza motriz) y a su relativa cercanía a los puertos de distribución. No obstante, no tuvieron en cuenta su proximidad a la frontera francesa, que a partir de la Revolución se convirtió en fuente constante de enfrentamientos (guerras de la Convención y de la Independencia).


Recuperación arqueológica


La Real Fábrica de Municiones de Eugi, nombre exacto del establecimiento, fue la primera fábrica de suministro real en España. Su construcción se inició en 1766, durante el reinado de Carlos III, y estuvo operativa entre 1766 y 1794. Producía sobre todo los proyectiles que abastecían al ejército español (balas, bombas, ect). Está documentado que en 1767 alojaba allí a 200 trabajadores con sus familias, ya que se trataba de una fábrica-población con viviendas, iglesia o comercios. La experiencia atesorada en Eugi sirvió para definir categorías constructivas, soluciones técnicas y sistemas de gestión, que después de extendieron al resto del país.


Se creía que la fábrica de Eugi estaba prácticamente desaparecida a causa de las repetidas incursiones de castigo a los ejércitos de la Francia, y a que la abundante vegetación ocultaba los restos.


En 2012, el Concejo de Eugi (Esteribar) promovió su recuperación arqueológica dentro del programa transfronterizo “Yelmo”, financiado por la Unión Europea a través de los Fondos Feder, y la empresa “Magnesitas de Navarra”, en colaboración con la Comunidad de Trabajo de los Pirineos. Desde entonces, se han realizado cuatro campañas dentro del Plan de excavaciones arqueológicas de Navarra, autorizadas anualmente por la Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana.


Los trabajos realizados hasta la fecha han consistido en limpiar las estructuras que quedan en pie, con el fin de aflorar las ruinas enmascaradas por el crecimiento de la vegetación; excavación arqueológica para documentar la funcionalidad de las distintas estructuras y concretar la planta y funcionamiento de la fábrica. Existe, en este sentido, una descripción de 1850 en la que se da cuenta de su grandiosidad: existía un palacio con su patio distribuidor, puertas de piedra cinceladas, esculturas, etc.


Los restos más relevantes que han salido a la luz son dos puentes que, a la entrada y a la salida, señalaban mediante portales monumentales (hoy en día desaparecidos) los límites del establecimiento; la zona del palacio, también expoliada; la zona de fundición, bastante bien conservada, con sus dos hornos, talleres de moldería, de reconocimiento de municipios; los dos grandes almacenes de combustible o carboneras, con sus arcadas sobre el río Arga; y el Camino Real.


Quedan aún muchas zonas por descubrir, como la iglesia, la residencia de los trabajadores o el fortín de defensa, entre otras.


Paralelamente a la intervención arqueológica, se está llevando a cabo la recuperación de las ruinas y su acondicionamiento para el turismo, mediante rutas, paneles, visitas guiadas, etc…


El Concejo de Eugi ha creado un centro de interpretación en la localidad, y realiza visitas concertadas durante las excavaciones y en otras fechas, además de actos de otra naturaleza, como jornadas o conciertos. El lugar cuenta con cartelería y un recorrido acondicionado, que se van completando según avanzan los trabajos anualmente.


En Navarra Cultural trabajamos para actualizar diariamente nuestra agenda pero no nos responsabilizamos de cambios de última hora en la programación, por lo que aconsejamos confirmar la información con los organizadores de los eventos.