Navarra Cultural utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Navarracultural.com Buscador de eventos activos
RSS NavarraCultural.com
Diez años de excavaciones han permitido descubrir las dimensiones y características del castillo de Amaiur
La Presidenta Barkos ha visitado hoy el recinto, que ha sido musealizado.
 
10/08/2015

La Presidenta de Navarra, Uxue Barkos, ha visitado hoy el yacimiento musealizado del castillo de Amaiur y ha conocido la marcha de las excavaciones arqueológicas, que precisamente este año cumplen el décimo aniversario de su inicio, y gracias a las cuales se ha conseguido conocer las dimensiones y características que tenía esta edificación militar.


En la visita, han acompañado a la Presidenta, la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo; el alcalde de Baztan, Joseba Otondo; el alcalde del Ayuntamiento de Amaiur, Isaac Rekalde, y el secretario general de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, Juantxo Agirre. Estas dos últimas entidades son las promotoras de las actuaciones arqueológicas.


La Presidenta ha recorrido el recinto, que desde el pasado mes de febrero ha sido musealizado. Para ello, se han construido accesos y una pasarela alrededor del lugar, además de colocarse señalética y paneles explicativos. Durante la visita, Uxue Barkos ha podido ver algunos de los objetos más singulares encontrados en el lugar, fechadas a comienzos del siglo XVI, durante la conquista de Navarra, fecha en la que el castillo adquirió el mayor protagonismo. Se trata de una espada completa y de media docena de balas de cañón de hierro fundido, alguna de las cuales pesa cerca de 15 kg.


Las excavaciones se iniciaron hace diez años y constituyen la primera intervención arqueológica que se acomete en el lugar. Gracias a este trabajo, se ha podido definir cómo era el castillo. Así, se ha identificado la existencia de una torre central, rodeada por una muralla con cinco torres semicirculares, que componían el recinto inicial construido en el siglo XII y cuya superficie alcanzaba unos 1.000 m2. Igualmente, se ha localizado una segunda muralla defensiva, levantada en los siglos posteriores, con cuatro torres y que incorporaba un paseo de ronda. Las murallas tenían entre 6 y 8 metros de altura.


En 1512, tras la conquista de Navarra, el castillo adoptó su configuración definitiva, convirtiéndose en un baluarte preparado para la artillería, para lo cual se construyeron dos cubos de piedra que albergaban cañones, así como un aljibe.


Los trabajos arqueológicos han permitido extraer a la luz cerca de 2.000 objetos, fechados desde la época medieval hasta la época de la conquista. Se trata fundamentalmente de puntas de flecha, puntas de lanza, monedas, piezas de vestimenta (hebilllas, alfileres), y otra serie de elementos relacionados con la vida cotidiana: restos de animales, piezas de vasija, e incluso un cubo de agua y un kaiku, ambos de madera, que se han conservado en buen estado. Del siglo XVI se han hallado también proyectiles y restos de proyectiles de gran tamaño.


Anualmente, se lleva a cabo una campaña de excavaciones, en la primera quincena de agosto, y el resto del ejercicio se llevan a cabo labores de mantenimiento. Cada campaña es atendida por unos 40 voluntarios bajo la supervisión de técnicos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi. Se estima que en estos años han colaborado en los trabajos medio millar de personas.


El castillo de Amaiur


El castillo de Amaiur, situado en el monte Gaztelua, en las inmediaciones de la localidad homónima, tiene su origen en el siglo XII, cuando se construye una primera instalación militar para controlar el camino de Baztan hacia Zugarramurdi y los puertos de mar. Contaba con una pequeña guarnición de una docena de hombres.


Tras la batalla de Noáin, en 1512, que puso fin a la conquista de Navarra, el castillo adquirió una gran importancia estratégica, dada su proximidad a la Navarra de Ultrapuertos, en donde se habían refugiado los navarros fieles al rey Enrique II de Navarra. Por ello, los monarcas castellanos destinaron un gran presupuesto para convertir el castillo medieval en un baluarte defensivo con artillería.


En septiembre de 1521, los partidarios de Enrique II conquistaron el castillo, en el que quedó una guarnición de unos 200 navarros, al mando de Jaime Vélaz de Medrano. Allí permanecieron hasta julio de 1522, en que las tropas castellanas, con navarros beamonteses, cercaron el castillo con unos 10.000 hombres. Tras varios ataques, la guarnición del castillo capituló el día 22. El mes siguiente, se ordenó destruir la fortaleza y parte de sus muros se aprovecharon para la construcción de casas e iglesias de la zona.


En el siglo XVII se volvió a levantar un baluarte en el lugar y en el siglo XIX llegó a erigirse una ermita.


El 30 de junio de 1922 se inauguró un monolito en el promontorio que ocupaba la torre central del castillo, en recuerdo a los navarros que lo defendieron. El monolito fue volado en 1931. El monumento fue reconstruido y reinagurado en 1982.


En Navarra Cultural trabajamos para actualizar diariamente nuestra agenda pero no nos responsabilizamos de cambios de última hora en la programación, por lo que aconsejamos confirmar la información con los organizadores de los eventos.